Informando a Panamá …
Panamá - Noviembre 28, 2014

Panamá: Diputados que conformarán la Asamblea Nacional

5 Mayo 2009. Registrado en: Foto Portada, noticias

Por: Redacción/TVN
asamblea.jpg
Aunque faltan por definirse quiénes serán los Diputados de algunos circuitos, ya hay nombres de los Diputados que conformarán la Asamblea Nacional, éstos son:

Bocas del Toro:
1-1 Benicio Robinson (PRD)

Coclé:
2-1 Renaul Domínguez (PRD)
2-1 Jorge Arrocha (Panameñista)
2-2 Raúl Hernández (Union Patriótica)
2-3 Dana Castañeda (Unión Patriótica)
2-4 Noriel Salerno (Union Patriotica)

Colón:
3-1- Abelardo Antonio (PRD)
3-1- Iracema De Dale (PRD)
3-1 Miguel Salas (Panameñista)
3-1 Mario Lazarus (CD)
3-2 Nelson Jackson (PRD)

Chiriqui:
4-1 Denis Arce (PRD)
4-1 Rogelio Baruco (CD)
4-1 Miguel Fanovich (Panameñista)
4-2 Osman Gómez (Panameñista)
4-3 Pablo Vargas (Panameñista)
4-3 Rony Araúz (PRD)
4-4 José Lozada (PRD)
4-5 Hugo Moreno (Panameñista)
4-6 Jorge Alberto Rosas (Molirena)

Darién:
5-1 Luis Lay Milanes (Panameñista)
5-2 Salvador Real (UP)

Herrera:
6-1 Manuel Cohen (Panameñista)
6-2 Jose Luis Varela (Panameñista)
6-3 Juan Miguel Ríos (Panameñista)

Los Santos:
7-1 Carlos Afú (independiente)
7-2 Francisco Vega (PRD)

Panamá:
8-1 Rogelio Paredes (PRD)
8-2 Yanibel Ábrego (independiente)
8-3 Junior Herrera (Panameñista)
8-4 Hernán Delgado (Panameñista)
8-5 Guillermo Ferrufino (CD)
8-6 Dalia Bernal (CD)
8-6 Vidal García (CD)
8-8 JOSÉ LUIS FÁBREGA (PRD)
8-8 ELÍAS CASTILLO (PRD)
8-8 FERNANDO CARRILLO (CD)
8-8 LUIS EDUARDO QUIROS (PANAMEÑISTA)

Veraguas:
9-2 Héctor Aparicio (MOLIRENA)
9-3 Francisco Brea (Panameñista)
9-4 Freddy Torres (PRD)

Comarcas:
10-1 Toño Martínez (PRD)
10-2 Absalón Herrera (PRD)
12-1 Leopoldo Archibold (CD)
12-3 Crecencia Prado (PRD)

  1. 6 Respuestas a “Panamá: Diputados que conformarán la Asamblea Nacional

  2. Por HANIEL RIOS el 5 Septiembre 2009

    FELICIDADES POR SUS PUESTOS SE LO MERESEN CUIDELON HAGAN FELIZ AL PUEBLO

    ADIOS CUIDENSE

    GRACIAS

  3. Por negro el 2 Octubre 2009

    hola que tal yo soy un loco porque estoy con martinelli creyentes de la porra

  4. Por la fulita el 11 Noviembre 2009

    nunk hacen nada por el pueblo
    c roban el dinero del pueblo

  5. Por la inconnita el 12 Agosto 2010

    oye mmm la fulita sabes eyos asen la lucha para manteer la pobresa a su nibal te equibocas en ese conmentario sorry q tengas los ojos vendados jajaja

  6. Por Carlos el 22 Enero 2011

    Para el sr. Diputado:
    9-3 Francisco Brea (Panameñista).

    Solicitamos urgente la luz electrica en el area de Capellania, corregimiento de Cocla.

    Con esto esta region podra ser mas productivo.
    Coordinar con el representante Adolfo Robles,

    Cuando podemos tener alguna respuesta?

  7. Por Alexis E. Sandoval C. el 6 Abril 2011

    Contribuyendo con la moralidad y la promoción de los valores eticos y morales en la familia y la sociedad panameña,les propongo la siguiente propuesta a ver si tienen la voluntad todas las bancadas de hacerlo.

    Saludos primero, quisiera aportar a la modificación del artículo 213 del Código de la Familia de la República de Panamá.
    En esta rápida redacción daré la exposición de motivos por los cuales se debe modificar el referido artículo.

    EXPOSICIÓN DE MOTIVOS.

    ADULTERIO, MALTRATO Y CAUSALES 1, 4, 5 7 Y 8: Como ejemplo ponemos el siguiente caso, la parte actora tenía más del año de tener conocimiento de la situación. La jurisprudencia nacional, al indicar que el plazo para interponer la demanda de divorcio, es de un año, contado desde que se tuvo conocimiento de los hechos que la motivan, en cuanto a las causales 1, 2, 3, 4, 5, 7 y 8. También lo es que, en situaciones de excepción, en las que la causal de divorcio es continuada (adulterio en este caso), no debe de empezar a correr el plazo de caducidad, mientras el cónyuge culpable mantenga el incumplimiento del deber de fidelidad (artículos 78 y 204 del Código de Familia). Igual podría suceder con la causal de Maltrato o sevicia, cuando el cónyuge culpable agrede física y psicológicamente en forma reiterada o continua a su consorte e hijos, ya que la reiteración del hecho constitutivo de ésta por parte de aquel, mantiene vigente la causal y por ende, el derecho a accionar por parte del cónyuge inocente. Es la misma situación que se da con el delito continuado en el ámbito penal. Por ello, en casos como éste, en que la causal de divorcio es continuada, el nuevo fundamento del artículo 213 del Código de Familia debe tomar en cuenta que el plazo de caducidad, no opera, como sucede, respecto de la falta de ejercicio de la acción ante determinado hecho concreto, único y dentro de un término rígido, pues el mismo se reitera en el tiempo.
    La jurisprudencia nacional, al indicar que el plazo para interponer la demanda de divorcio, es de un año, contado desde que se tuvo conocimiento de los hechos que la motivan. En estos casos, se tiende a dar estos fallos que propician la inmoralidad, el maltrato y la violencia dentro de la familia pues el maltratador(a) y el adultero(a), el drogadicto(a), el borracho(a) y el cónyuge que atenta contra su vida o ínsita a la prostitución de su cónyuge o hijos queda libremente con la libertad de seguir siendo adultero (violación del artículos 78 durante el matrimonio y violación del artículo 204 durante la separación de cuerpo, por falta a la fidelidad que le debe al otro cónyuge) y si el maltratador vuelve a propinarle otra una paliza (la paliza anterior fue hace más de un año) y porque el cónyuge al cual maltratan o se le es infiel o se le afecta con las causales 1, 2, 3, 4, 5, 7 y 8 no solicito en el término de un año el divorcio por las causales antes mencionadas, el otro nunca más podrá divorciarse por estas causales, aunque el maltratador vuelva a golpearla o continúe siendo infiel dentro del matrimonio o en la separación de cuerpo; estos fallos tan rígidos rayan en la inmoralidad y el descaro, por eso es que debe modificarse este artículo 213.

    Actual
    Artículo 213. La acción en los casos previstos de los numerales 1, 2, 3, 4, 5, 7, y 8, del artículo anterior prescribe en un (1) año, contado desde el día en que se produjo la causal respectiva; y, en el caso del numeral 6, el término de prescripción es de dos (2) años contados a partir de la fecha del abandono. Los demás casos se regirán de conformidad con los reglas generales.

    Modificación
    Artículo 213. La acción en los casos previstos de los numerales 1, 2, 3, 4, 5, 7, y 8, del artículo anterior prescribe en un (1) año, contado desde el día en que se produjo la causal respectiva; y, en el caso del numeral 6, el término de prescripción es de dos (2) años contados a partir de la fecha del abandono.

    En cuanto a las causales 1,2, 3, 4, 5, 7 y 8 el termino de prescripción no operara si el hecho se realiza de manera continuada o se reitera en el tiempo o si existe declaración judicial de confesión de parte del hecho de continuidad de las causales antes mencionadas.

    Artículo Nuevo: Los conyugues que resulten culpables de las causales 1, 2, 3 , 4 y 5 perderán la patria potestad provisional o total de acuerdo a la sana critica del juzgador, si hubiere hijos dentro del matrimonio y no tendrán ningún derecho sobre el régimen de separación de bienes y sociedades de gananciales.

    En cuanto a las causales 7 y 8 se ordenara un tratamiento motivado por dichas causales y hasta tanto no se compruebe estar en tratamiento se suspenderá la patria potestad de manera provisional. Todo lo anterior con el ánimo de salvaguardar el bien superior del menor.

    Para mayor aclaración les envió dos jurisprudencias de la Corte suprema de Justicia de la Hermana República de Costa Rica (País de donde copiamos la mayoría de nuestro Código de Familia).

    Saludos y por favor respondan si recibieron este correo.

    ALEXIS E. SANDOVAL CAJAR
    Cédula: 8-236-994

    Sentencia: 00306 Expediente: 96-400236-0338-FA Fecha: 19/06/2002 Hora: 4:10:00 PM Emitido por: Sala Segunda de la Corte

    Extracto 2

    Tipo de Extracto: Voto de mayoría
    Rama derecho: Derecho de Familia
    Redactor del Texto de Origen: Rojas Sánchez Jorge Hernán

    Temas (Descriptores) Subtemas (Restrictores)
    • Caducidad en materia de familia • Continuidad del adulterio como relación estable impide decretarla
    • Divorcio • Continuidad del adulterio como relación estable impide decretar la caducidad

    Voto de mayoría

    “La causal de divorcio del artículo 48, inciso 1), del Código de Familia, endilgada por Ileana Calvo Rivera a Julio Germán Méndez Ruiz, quedó debidamente demostrada y constituyó, para los juzgadores de instancia, un hecho probado de la sentencia. No se discute, en esta tercera instancia rogada, la inexistencia de esa causal de divorcio, sino la caducidad de la misma. Los reparos del recurrente, en cuanto a la caducidad de la acción, para demandar el divorcio, por la causal de adulterio, no son atendibles. El párrafo primero, del artículo 49, del Código de Familia, establece: “La acción de divorcio sólo puede establecerse por el cónyuge inocente, dentro de un año contado desde que tuvo conocimiento de los hechos que lo motiven.”. Consta en los autos que, esta demanda, fue presentada el 8 de marzo de 1996 y que, el 16 de enero de 1997, Luis Fernando Méndez Calvo -hijo de ambas partes-, en su deposición, indicó: “Mi padre se fue de la casa en marzo del año recién pasado… Hace aproximadamente más de diez años, él me llevaba a la casa de una mujer, en ese entonces tenía yo como nueve o diez años, en ese entonces recuerdo que él tenía dos hijos ahora son tres, yo observaba que era una relación de pareja la que mi padre tenía con esa mujer, el nunca me explicó el por qué de esa situación y nunca le pregunté, él de vez en cuando me llevaba a esa casa. Esa situación creo yo que influyó mucho para que él decidiera irse de la casa.”. Por su lado, el 18 de diciembre de ese mismo año, Carmen Méndez Calvo –también hija de ambas partes-, indicó: “…él mantenía una relación extramatrimonial con otra Señora, con la cual procreó tres hijos, yo tuve conocimiento de éstos hechos cuando yo tenía como trece años… El vivía con nosotros pero via (sic) a la otra señora, no sé en qué momento mi madre se da cuenta de esta situación… En marzo de éste año cumplió un año mi papá de hacerse (sic) ido de la casa, él se fue a vivir con ella… Desde que mi papá se fue no ha vuelto. A la fecha él todavía vive con esa mujer… Se que él vive con esa Señora porque él mismo me llevó a la casa…”. Por su parte, el accionado, al absolver posiciones y contestar afirmativamente la primera pregunta, continuó manifestando: “…Pero yo me encontraba separado de la señora y conviviendo con la señora Hilda Solano Madrigal con la cual procreamos tres hijos.”. Sumado a lo anterior, en su recurso de apelación, el demandado expresó: “…ENTRE LAS PARTES, LA RELACION DE PAREJA Y CO-HABITACION, SE PERDIO HACE MAS DE 25 AÑOS.-
    QUE DURANTE TODO ESE TIEMPO, HA SIDO ESTABLE, FIJA, UNICA E ININTERRUMPIDA ESA CONVIVENCIA CON LA SEÑORA HILDA SOLANO, COMO MARIDO Y MUJER… QUE DE LA UNION DEL DEMANDADO Y SU COMPAÑERA, SE HAN PROCREADO LOS HIJOS A (sic) QUE HABLA EL FALLO, EN DONDE EL MAYOR YA SUPERÓ ESAS DOS DECADAS Y MEDIO CITADAS… DESDE AQUELLOS TIEMPOS SUPRACITADOS, NO HA HABIDO UNA RECONCILIACIÓN… QUE AL HABERSE UNIDO, SERIA, RESPONSABLE Y RESPETUOSAMENTE EL ACCIONADO CON DOÑA HILDA, LOS BIENES INMUEBLES INCLUIDOS HAN SIDO PRODUCTO DEL ESFUERZO Y SACRIFICIO CON ELLA Y NO CON LA DEMANDANTE… HE VENIDO MANTENIENDO, CUIDANDO Y PROTEGIENDO LOS BIENES, BAJO SOLO UN COSTO DE MI PECULIO Y DE LA COMPAÑERA Y LOS HIJOS EXTRAMATRIMONIALES… EL ESFUERZO Y SACRIFICIO PARA INTRODUCIR LOS BIENES, TAL SUCEDE AQUÍ, HA SIDO CON LA SEÑORA SOLANO MADRIGAL.”. De lo transcrito, no sólo se infiere el adulterio del demandado, sino que éste tuvo su génesis desde hace más de veinticinco años y que, el mismo, se ha mantenido durante todo ese tiempo hasta la actualidad, por lo que no llegó a operar la caducidad, de esa causal de divorcio. Si bien es cierto que ha sido reiterada la jurisprudencia nacional, al indicar que, el plazo para interponer la demanda de divorcio, es de un año, contado desde que se tuvo conocimiento de los hechos, que la motivan, y en este caso, la actora tenía más del año de tener conocimiento de esa situación, no lo es menos que, en situaciones de excepción, en las que la causal de divorcio es continuada –adulterio, en este caso-, no empieza a correr el respectivo plazo de caducidad, mientras el cónyuge culpable mantenga el grave incumplimiento del ineludible deber de fidelidad -artículo 34 del Código de Familia-. Igual podría suceder con la causal de sevicia, cuando el cónyuge culpable agrede física y psicológicamente, en forma reiterada o continua, a su consorte e hijos; ya que la reiteración del hecho constitutivo de ésta por parte de aquel, mantiene vigente la causal y, por ende, el derecho a accionar por parte del cónyuge inocente. Es la misma situación que se da con el denominado delito continuado en el ámbito penal. Por ello, en casos como éste, en que la causal de divorcio es abierta e ilegítimamente continuada, esta Sala ha sostenido que, el plazo de caducidad, no opera, como sucede, respecto de la falta de ejercicio de la acción, ante un determinado hecho concreto, único y dentro de un plazo rígido; pues aquí se reitera en el tiempo. En este caso, la acción definida como causal de adulterio, se ha demostrado en el expediente, que la ha cometido el demandado en forma continua, desde años atrás y sigue aún al día de hoy, por lo que no operó la caducidad del derecho a demandar del cónyuge afectado. Así lo considera un autorizado sector de la doctrina, pudiendo consultarse, entre otros, a Manuel Chaves Asencio, “La Familia en el Derecho”, Editorial Porrúa, página 498; y a Gómez Piedrahita, “Derecho de Familia”, Editorial Temis, página 154. Nótese que, la alegada caducidad del derecho para demandar, no se produjo, porque al momento en que la parte actora planteó la demanda, en estrados judiciales, el demandado mantenía con la señora Hilda Solano Madrigal, una relación estable, como de marido y mujer; en la que procrearon tres hijos. Ante ese claro cuadro fáctico, no hay duda de que estamos ante una situación de adulterio continuado; por lo que resolvieron bien los juzgadores de instancia, al declarar con lugar la demanda de divorcio, incoada contra el señor Julio Germán Méndez Ruiz, por la causal de adulterio, situación que en esta tercera instancia rogada no varía, al haberse determinado, de conformidad con el artículo 49, del Código de Familia, que no transcurrió el plazo de caducidad, para poder interponer, válidamente, la demanda de divorcio.”

    Clasificación elaborada por el Digesto de Jurisprudencia - Tomado del Sistema Costarricense de Información Jurídica el: 3/4/2011 6:49:08 PM

    Sentencia: 00046 Expediente: 98-400270-0187-FA Fecha: 12/01/2000 Hora: 10:00:00 AM Emitido por: Sala Segunda de la Corte

    Extracto 1

    Tipo de Extracto: Voto de mayoría
    Rama derecho: Derecho de Familia
    Redactor del Texto de Origen: Rojas Sánchez Jorge Hernán

    Temas (Descriptores) Subtemas (Restrictores)
    • Caducidad en materia de familia • Permanencia del adulterio como relación estable
    • Plazo para ejercer derecho por parte de cónyuge inocente
    • Adulterio • Derechos del cónyuge inocente en proceso de divorcio
    • Plazo de caducidad aplicable en relación ininterrumpida
    • Divorcio • Permanencia del adulterio como relación estable impide caducidad
    • Derecho de accionar por parte del cónyuge inocente

    Voto de mayoría

    “III.-
    Las causales de divorcio del artículo 48, del Código de Familia, endilgadas por G.D.C. a J.J.S.Ch., quedaron debidamente demostradas y constituyeron para los juzgadores de instancia hechos probados de la sentencia. No se ha discutido en este proceso ni se discute en esta tercera instancia rogada, la inexistencia de esas causales de divorcio, sino la caducidad de las mismas. Los reparos del recurrente, en cuanto a la caducidad de la acción para demandar el divorcio por las causales de adulterio y sevicia, no son atendibles por lo que de seguido se dirá. El párrafo primero del artículo 49 del Código de Familia, establece: (La acción de divorcio sólo puede establecerse por el cónyuge inocente, dentro de un año contado desde que tuvo conocimiento de los hechos que lo motiven.(. Consta en autos que, esta demanda fue presentada el 25 de febrero de 1998 y que el 21 de octubre de ese mismo año, A.A.D. (hija de la accionante), en su deposición indicó claramente (aludiendo a su madre y al reconventor), que la última vez que le pegó él a ella fue hace como un año. (Esto fue antes de que J. se fuera de la casa, antes de que lo sacaran de la casa). Por su lado, en esa misma data, el testigo E.C.G., indicó ((he oído a don J. Gritando y amenazando, es decir gritos y pleitos. Le gritaba y amenazaba a G. (yo presencié algo así cuando don J. aún vivía en la casa, esto pudo haber sido como el año pasado.(. De lo transcrito se infiere que, cuatro meses antes de la presentación de la demanda y aproximadamente cinco de que se le ordenara salir de su domicilio conyugal, por resolución de las 15:20 horas del 12 de marzo de 1988, en que se dio el emplazamiento de la demanda abreviada de divorcio al señor S.Ch., éste llevó a cabo contra su cónyuge actos constitutivos de la causal de sevicia, por lo que no llegó a operar la caducidad de esa causal de divorcio. Tampoco operó en cuanto a la causal de adulterio, porque si bien es cierto, ha sido reiterada la jurisprudencia nacional, al indicar que el plazo para interponer la demanda de divorcio, es de un año, contado desde que se tuvo conocimiento de los hechos que la motivan y en este caso, la actora tenía más del año de tener conocimiento de esa situación, también lo es que, en situaciones de excepción, en las que la causal de divorcio es continuada (adulterio en este caso(, no empieza a correr el plazo de caducidad, mientras el cónyuge culpable mantenga el incumplimiento del deber de fidelidad (artículo 34 del Código de Familia( Igual podría suceder con la causal de sevicia, cuando el cónyuge culpable agrede física y psicológicamente en forma reiterada o continua a su consorte e hijos, ya que la reiteración del hecho constitutivo de ésta por parte de aquel, mantiene vigente la causal y por ende, el derecho a accionar por parte del cónyuge inocente. Es la misma situación que se da con el delito continuado en el ámbito penal. Por ello, en casos como éste, en que la causal de divorcio es continuada, la Sala sostiene que, el plazo de caducidad, no opera, como sucede, respecto de la falta de ejercicio de la acción ante determinado hecho concreto, único y dentro de un término rígido, pues el mismo se reitera en el tiempo. En este caso, la acción definida como causal de adulterio, se ha demostrado en el expediente, que la ha cometido el demandado en forma continua desde años atrás hasta el día de hoy, por lo que no operó la caducidad del derecho a demandar del cónyuge afectado. Así lo considera un autorizado sector de la doctrina, pudiendo consultarse, entre otros, a Manuel Chaves Asencio, (La Familia en el Derecho(, Editorial Porrúa, página 498; y a Gómez Piedrahita, (Derecho de Familia(, Editorial Temis, página 154. Los juzgadores de instancia, para considerar que no se produjo la caducidad del derecho para demandar de la parte actora, analizaron la situación del demandado, al momento en que la actora planteó la demanda en estrados judiciales, pues mantenía relaciones amorosas con otra mujer (M.R.R.C.(, con quien incluso tiene un hijo nacido en junio de 1997 (ver certificación de folio 18 de los autos). Es oportuno indicar que el apoderado especial judicial del actor, reprocha ante esta tercera instancia rogada, que ((hoy (casi cinco años- después que el adulterio se ha mantenido en el tiempo((, se rechace la excepción de caducidad. Ante ese claro cuadro fáctico, no hay duda de que estamos ante una situación de adulterio continuado; por lo que resolvieron bien los juzgadores de instancia, al declarar con lugar la demanda de divorcio incoada contra el señor J.J.S.Ch. (cónyuge culpable (, por las causales de adulterio y sevicia a él endilgadas, aplicando correctamente el artículo 49 del Código de Familia, al determinar que no transcurrió el plazo de caducidad, para poder interponer válidamente la demanda de divorcio. De ahí que no sea atendible la manifestación del recurrente, en el sentido de que los juzgadores confundieron prescripción con caducidad por errónea interpretación de la ley. Por lo expuesto, no procede declarar sin lugar la acción de divorcio incoada en contra del demandado S.Ch., como pretende el recurrente, y sólo acoger la reconvención declarando el divorcio por separación de hecho (donde no hay cónyuge culpable(, a fin de que se exima a su poderdante de la condenatoria en costas y de dar alimentos a su consorte. IV.- De acuerdo con las consideraciones precedentes, no violentaron los juzgadores de instancia los artículos 49 y 57 del Código de Familia, al rechazar la excepción de caducidad de la demanda y condenar al demandado S.Ch. a pagar alimentos a su consorte. Tampoco infringieron los principios de equidad y justicia ni los artículos 221 y 222 del Código Procesal Civil, al condenarlo a pagar ambas costas del proceso. Por tratarse este asunto de un proceso abreviado de divorcio, no pudieron los juzgadores de instancia al resolverlo, violentar el artículo 59 del Código de Familia. Así las cosas, la Sala estima que no se dio, como se pretende, la conculcación de las normas, que se reclama. En consecuencia, se debe confirmar el fallo impugnado en todos sus extremos.”

    Clasificación elaborada por el Digesto de Jurisprudencia - Tomado del Sistema Costarricense de Información Jurídica el: 1/4/2011 12:09:51 AM

Su Comentario